eMarketing Congress

Eventos de Marketing Digital

Marketing Digital

El Copywriting: Una nueva necesidad para vender tu marca

El copywriting es la habilidad de escribir de manera persuasiva cualquier tipo de texto que aparezca en tu página web para conseguir que tu cliente ideal realice una acción.

Las páginas de ventas, los servicios de email marketing, la redacción del blog de nuestra página web así como las redes sociales son solo algunos ejemplos donde se aplican técnicas de copywriting. Incluso, para posicionar una página web se utiliza el copywriting SEO con el objetivo indirecto de vender. No dará directamente dinero, pero sí tráfico, que conseguirá el mismo objetivo.

El copywriting es una técnica de escritura persuasiva

Por tanto copywriting, no solo se trata de escribir, sino de hacerlo con una intención y un objetivo muy concretos. Por ello, no debes confundirlo con el marketing de contenidos o con la simple creación de contenido.

Esa intención es diseñar un texto que seduzca para que el lector realice una acción determinada (tu objetivo). Y esta acción no solamente es que compre, como se pensaba tiempo atrás.

Hoy también incluye, entre otras, acciones del tipo:

  • Convertir al lector en suscriptor.
  • Fidelizar a ese suscriptor con el correo o newsletter que recibe periódicamente.
  • Realizar campañas de e-mail marketing (cuando ya tienen vocación de venta).
  • Llegar a más audiencia a través de las redes sociales (y conseguir seguidores, me gusta o retuits).
  • Conseguir que el lector pida más información de algún producto o servicio concreto.
Un buen copy tratará siempre de:

  • Escuchar las necesidades de su posible cliente.
  • Empatizar con sus emociones.
  • Informarle con el menor número de palabras posible.

Todos han construido modelos exitosos de negocio. Y todos lo han hecho incorporando el copywriting de manera natural en la elaboración de sus contenidos. Un valor vital, por tanto, para cualquier empresa o negocio.

No todo es copywriting

Viendo lo que es el copywriting, hasta dónde llega y cómo se aplica, nos será más sencillo diferenciarlo. Porque en la red cada vez más artículos confunden el copywriting con la creación de contenidos o marketing de contenidos.

Y, por tanto, confunden al redactor de contenido con el copywriter.

Es cierto que todo es contenido, pero su finalidad lo cambia todo.

Como suele ocurrir, un ejemplo es la mejor manera para entender las distancias.

En este caso, tomaremos las enseñanzas de Bob Bly, un americano que lleva tres décadas dedicándose al copy. Un gran experto que lo resume así:

  • «Si escribes “las manzanas ayudan a combatir el cáncer”, haces contenido».
  • «Si escribes “una deliciosa fruta que ayuda a combatir el cáncer”, haces copywriting».

En la primera, simplemente informas.

En la segunda, despiertas la curiosidad o el interés del lector y buscas que realice una acción, ya sea que te pida más información o que se suscriba, en el caso concreto de Bob Bly, a su blog de productos ecológicos. Después, en el correo de bienvenida o en la newsletter ya será el momento de abordar el proceso de compra.

Como ves, la diferencia puede ser (formalmente) sutil, pero es (de fondo) sustancial. Y si los comparamos, vemos las diferencias:

  • El contenido educa; el copy vende.
  • El contenido aporta valor (de conocimiento); el copy ofrece valor comercial.
  • El contenido crea comunidad o engagement; el copy consigue clientes.

En el fondo, pueden considerarse dos caras de una misma moneda. Y es que cuando mejor funciona el copywriting es cuando detrás hay un buen contenido o una buena estrategia (el llamado marketing de contenidos).


10 pasos para crear una campaña de marketing digital

El contenido genera credibilidad y confianza con la marca o empresa. Pero por sí solo no vende.

Si es bueno y aporta valor, ese contenido construirá con el tiempo una masa de suscriptores que pasarán a ser clientes potenciales. El copy, entonces, entrará en acción para convertir un porcentaje de ellos en clientes reales.

Y lo hace a partir de una estructura bien sencilla: tú tienes un problema, yo tengo lo que necesitas. El copywriting te coloca ante tus puntos de dolor para seguidamente aportarte una solución muy concreta que es el producto o servicio que ofrecemos.

En definitiva, y volviendo a los binomios contrapuestos, no podemos confundir al redactor de contenidos con el copywriter por varias razones:

  • El redactor trata lo genérico; el copy, lo específico.
  • El redactor atrae; el copy convierte.
  • El redactor busca la atención del lector; el copy, la acción del lector.

En suma: más motivos para que no volvamos a confundir dos disciplinas complementarias que pueden retroalimentarse para construir proyectos y negocios de éxito.

cada vez hay una necesidad mayor de diferenciación. Crea una empresa, una web y ponerle publicidad o empezar a publicar no tiene sentido. Ya hay mil empresas que hacen lo mismo.

Hace falta ser diferentes. Hace falta convencer en un mundo en el que cada vez nacen más competidores. Hacen falta textos que desnuden y vendan tus productos y servicios mejor que tú mismo. Y por eso hace falta el copywriting.

Ya estamos cansados de los textos corporativos, la jerga generalista y vendehumos y de las páginas de ventas escritas en serie. Queremos que nos hablen a nosotros. Que los productos estén hechos por gente como nosotros para gente como nosotros. En definitiva, que el texto parezca escrito punto por punto para nosotros. Y eso lo consigue el copywriting.

Deja un comentario